Día del niño por nacer

La Argentina tiene el honor de ser pionera en la conmemoración oficial del Día del Niño por Nacer. En noviembre de 1998 el presidente Carlos Menem dictó el decreto que establece la celebración de esa fecha todos los 25 de marzo. El Papa Juan Pablo II destacó la importancia de la iniciativa, consecuente con lo que había sido la firme posición en defensa del derecho a la vida asumida por la Argentina en todos los foros internacionales. En 1999 se cumplimentó por primera vez esa decisión con una ceremonia en la Catedral Metropolitana.

Junto con la sanción de aquel decreto, el gobierno argentino convocó a adherir a esta celebración a los demás países latinoamericanos. Esa convocatoria generó resoluciones semejantes por parte de Guatemala y Costa Rica (1999), Bolivia (2000), República Dominicana (2001) Perú (2002), Paraguay (2003), Ecuador (2006), Chile (2014) y Puerto Rico (2018). Fuera de la región, la fecha es recordada oficialmente en España, Filipinas, Eslovaquia y otros países.


En vísperas de esta nueva conmemoración del 25 de marzo, reivindicamos la significación histórica de aquella decisión que colocó a la Argentina en la vanguardia de la lucha en defensa de un derecho inalienable, cuya reivindicación tiene hoy más vigencia que nunca.