Encontrando los ocultos conservadores de Europa








¿Europa tiene conservadores? Es decir, creyentes en la responsabilidad individual, la independencia nacional, los mercados libres, una ley única para todos, la familia tradicional y la máxima libertad de expresión y religión.




Aparentemente no. Los políticos llamados conservadores, como Angela Merkel de Alemania, Jacques Chirac de Francia, y Fredrik Reinfeldt de Suecia, a menudo son en realidad izquierdistas moderados, al igual que sus partidos. Se podría concluir que el conservadurismo está extinto en su tierra natal.

Uno podría estar equivocado. Existe un movimiento conservador sustancial y está creciendo en Europa. Se esconde a simple vista, eclipsado por ser catalogado como populista, nacionalista, de extrema derecha o incluso neonazis. Llamo a este grupo por otro nombre: civilizacionistas, reconociendo que (1) se centran en preservar la civilización occidental, y (2) avanzan con algunas políticas claramente no conservadoras (como el aumento del bienestar y los pagos de pensiones).

La principal preocupación de los civilizacionistas no es luchar contra el cambio climático, construir la Unión Europea ni evitar la agresión rusa y china; más bien, se centran en preservar la civilización histórica de Europa de los últimos dos milenios. Les preocupa que Europa se convierta en una extensión de Medio Oriente o África. Ya, los europeos autóctonos se quejan de sentirse extraños en sus pueblos, de pensionistas demasiado asustados de salir de sus casas y de los pocos estudiantes cristianos y judíos de una escuela golpeados por matones inmigrantes. Imagina cómo se verán las cosas si cambian las proporciones.

La preocupación de los civilizacionistas contiene cuatro elementos principales: demografía, inmigración, multiculturalismo e islamización (o DIMI, que recuerda la palabra árabe dhimmi, el estado de judíos y cristianos que se someten al gobierno de los musulmanes).

El cuarteto de DIMI está estrechamente relacionado: el fracaso demográfico crea una necesidad de inmigración que fomenta un multiculturalismo que destaca la islamización.

Comienzo con la demografía: cada año, debido a su baja tasa de natalidad de aproximadamente 1.5 niños por mujer, la población autóctona de Europa disminuye en más de un millón de personas, un número que aumenta constantemente con el tiempo. Para mantener a la población se requiere una inmigración anual superior a ese número (pocos inmigrantes llegan a Europa como recién nacidos).

El grupo potencial de inmigrantes supera ampliamente ese número. Para citar solo dos cifras: un ex ministro de agricultura iraní predice que, debido a la escasez de agua, hasta el 70% de la población del país, o 57 millones de iraníes, emigrarán. Se espera que la población de África se triplique para el año 2100, lo que lleva a cientos de millones a buscar hogares en Europa. En treinta años, una cuarta parte de la población de la Unión Europea será de origen africano, según Stephen Smith.

La inmigración no occidental presenta una variedad de dificultades prácticas: nuevas enfermedades, incomprensión lingüística, falta de habilidades laborales necesarias y alto desempleo.

El multiculturalismo es el resultado de una mezcla de exceso de confianza de los inmigrantes y el sentimiento de culpa y la baja estima de los europeos. El multiculturalismo supone que las culturas son moralmente equivalentes y no ve ninguna razón para preferir la civilización europea a ninguna otra. Burqas son válidos como vestidos de gala, y las burkinis como bikinis.

Finalmente, la islamización trae una serie de acciones hostiles y actitudes superiores incompatibles con las formas occidentales existentes: pañuelos obligatorios, zonas casi prohibidas, taharrush (depredación sexual), förnedringsrån (robos de humillación), bandas de violación, esclavitud, matrimonios de primos hermanos, poliginia, asesinatos por honor, mutilación genital femenina, las Reglas de Rushdie, violencia yihadista, imposición de la ley islámica a todos y un nihilismo profundo.

La clase dirigente (policías, políticos, prensa, sacerdotes, profesores y fiscales) tiende a responder con aire de suficiencia al cuarteto DIMI. Centrada en los aspectos negativos de la historia de Europa, especialmente el imperialismo, el fascismo y el racismo, la élite expresa una culpa generalizada y normalmente acepta, o incluso alienta, una transformación de Europa lejos de su cultura histórica.

Los civilizacionistas responden a esta tendencia con alarma conservadora y trabajan para resistir esa transformación. No se sienten culpables; por el contrario, aprecian las tradiciones nacionales y ven a Europa convertirse en una extensión de Medio Oriente o África como un colapso de valores y una amenaza cultural existencial.

La clase dirigente los descarta como perdedores anticuados, débiles, ancianos e ignorantes. Incluso los analistas que simpatizan con los civilizacionistas, incluidos escritores distinguidos como Bat Ye'or, Oriana Fallaci y Mark Steyn, ven la causa como perdida, y ven "Londonistan" y la República Islámica de Francia como inevitables.

Pero no lo es. Los civilizacionistas son ya una fuerza poderosa, que han avanzado desde una posición marginal hace veinte años a un papel central en muchos países. Han sido o son la principal oposición parlamentaria en Finlandia, Alemania, los Países Bajos, España y Suecia. Han sido o son parte del gobierno en Austria, Estonia, Italia, Noruega y Suiza. En Polonia gobiernan en coalición y por su cuenta en Hungría. Su fracaso está lejos de ser inevitable.

A la luz de esto, algunas predicciones:

Primero, porque nadie dice: "Solía ​​preocuparme por DIMI pero ya no", el número de civilizacionistas continuará creciendo. Dentro de 15 o como máximo 20 años, es probable que dominen la política de Europa, con la posible gran excepción del Reino Unido, donde están estancados. Después de una larga y amarga lucha, prevalecerá este contramovimiento para restaurar las formas tradicionales.

Segundo, los civilizacionistas tienen tres caminos hacia el poder: control del gobierno, como en Hungría y Polonia; unirse a conservadores nominales, como en Austria; o unirse a la izquierda, como en Italia. Además, de manera limitada, la izquierda misma puede traer algunas ideas conservadoras al poder, como en Dinamarca. Aún pueden aparecer nuevos caminos.

Tercero, los países del antiguo Pacto de Varsovia liderarán el camino hacia ese futuro. Al observar los errores de la OTAN en Europa, deciden no repetirlos. Esto incluye el Visegrád Four (Polonia, Eslovaquia, Chequia, Hungría), así como el este de Alemania, Rumania y Bulgaria. La parte oriental de Europa lleva un milenio por detrás de la parte occidental, por lo que este es un cambio notable.

Cuarto, los civilizacionistas no son conocidos por su intelectualismo o principios, por lo que verlos como conservadores puede ser una sorpresa. Pero se están moviendo erráticamente en esa dirección. Lo que comienza con el instinto, el populismo puro y el mayoritarismo crudo se está convirtiendo en algo más refinado, a medida que los civilizacionistas se mueven al centro político para ganar apoyo. La experiencia modula la autocomplacencia. Los intelectuales están surgiendo; estos incluyen Douglas Murray (Reino Unido), Alejandro Macarón (España), Renaud Camus (Francia). Bat Ye'or (Suiza), Thilo Sarrazin (Alemania), Christian Zeitz (Austria), Viktor Orbán (Hungría) y Lars Hedegaard (Dinamarca).

Evitar la crisis creada por la demografía, la inmigración, el multiculturalismo y la islamización significa preservar las mejores características del continente. Los civilizacionistas representan la esperanza del conservadurismo y del futuro de Europa.


Quiénes Somos

El Foro es un espacio de encuentro de pensadores que, con variada pertenencia y plural mirada, reflexionan y trabajan con el anhelo de alcanzar el desarrollo de la Argentina y la unión nacional. Nuestra Patria, y en especial sus dirigentes, necesitan contar con concepciones y propuestas que se nutran en nuestras raíces y en los valores que nos engrandecieron, para superar la imposición de una ideología “progresista” que, con un discurso único y “correcto”, pareciera condicionar y atravesar toda la realidad política del país. La importancia de contar con una usina de ideas así inspirada, que revitalice el pensamiento y la acción al servicio del Bien Común, es lo que aquí nos une.

 

Leer más.

 

NEWSLETTER

Recibí las noticias

  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono de YouTube

Contactate con nosotros:

Editores Responsables:

  • Prof. Claudio Chaves

  • Dr. Miguel Ángel Iribarne