Gaucho: Segunda Parte

Posiblemente los primeros gauchos fueron personas que rompieron sus ataduras con el pasado y se marcharon a la soledad de la Pampa tras el ganado salvaje o cimarrón.

Desarrollaron una increíble habilidad para dominar el caballo que junto con el ganado conformaban los habitantes naturales de la pampa. Tan importante fue su vínculo con el equino que si a la madrugada el sueño vencía al hombre, o en la pulpería el exceso del alcohol lo extraviaba, al animal le tocaba la tarea de devolverlo a su rancho aunque él no se acordara donde quedaba.





Era, también, el gaucho una persona respetuosa y de palabra a cumplir. Dueño de una enorme solidaridad y amigo de hacer favores sin pedir nada a cambio, y sin importarle tampoco a quién: De aquí es que surge el término “gauchada” y que aún perdura incluso en nuestros ámbitos ciudadanos.


Quien lo describe con precisión es Ricardo Guiraldes en su “Don Segundo Sombra”, cuando nos dice:


“Su tez era aindiada, sus ojos ligeramente levantados hacia las sienes y pequeños. Para conversar mejor echábase hacia atrás su chambergo de ala escasa, descubriendo un flequillo cortado como crin a la altura de las cejas.

Su indumentaria era pobre. Un simple chanchero rodeaba su cintura. La blusa corta se levantaba un poco sobre un cabo de güeso, del cual pendía el rebenque tosco y ennegrecido por el uso. El chiripá era largo y un pañuelo negro se anudaba en torno a su cuello con las puntas divididas sobre el hombro. Las alpargatas tenían sobre el empeine un tajo para contener el pie carnudo y el cuero de las patas de los animales le servían para hacerse un par de botas que solía canjear por yerba o galletas.”


De este modo empieza a dibujarse la imagen del gaucho libre, sin trabajo ni vivencia fija, recorre a caballo grandes distancias y duerme al descampado cuando lo sorprende la noche. Lleva una vida nómada y apartada de las ciudades.


Por entonces, las autoridades dan permiso a los dueños de tierras para realizar VAQUERIAS , es decir cazar el ganado cimarrón. El gaucho realiza ese trabajo y debido a las expediciones que tienen que hacer para encontrarlo se van alejando cada vez más de los centros poblados y se diseminan por las pampas. Fueron pues los primeros paisanos que fundaron una sociedad campesina. Siendo por excelencia el símbolo de lo nacional y de lo federal.