La encrucijada de los modelos

Por Bastián Guajardo

Para Foro Patriótico


En la primera vuelta eleccionaria chilena, quedó claro que la mayoría de los chilenos se encuentra dividida en el ideario de dos modelos de sociedad. El primero y que obtuvo mayoría decidió mantener el actual, que por lo demás ha traído excelentes resultados, con el ideario de mejorar o incluso profundizar este. En segundo lugar los chilenos se inclinaron por un cambio total de sociedad, en donde estarían dispuestos a transar la libertad que mantienen como individuos, para obtener seguridad en la aplicación de un modelo fracasado y que probablemente volverá a hacerlo.

El candidato marxista, que posterior a la primera vuelta y con el objeto de captar votos se ha vuelto todo un demócrata que cree en la seguridad, religión y toda propuesta que le sirva para captar algunos votos de centro y de incrédulos que no conocen la forma de como ha funcionado el Partido Comunista a través de su historia, ven en él la posibilidad de seguir con el estallido delincuencial que tan mal le ha hecho a Chile, siendo el candidato ideal para aquello, pues fue uno de los que apoyo e incluso denunció violación a los derechos humanos en los enfrentamientos entre policías y encapuchados cuando se quemaba Chile y las fuerzas de orden no daban a basto para el control de la delincuencia desatada y el robo legalizado tras una supuesta reivindicación social. Sus propuestas llenas de imposibles, incongruencias y mentiras solo sirven para intentar captar votos de aquellos ignorantes, que al igual que en Venezuela creyeron en un supuesto futuro sin desigualdades, que han calado profundamente como un malestar, cuando el verdadero problema siempre ha sido la pobreza, la corrupción, la salud pública y todo lo administrado por políticos y sus amigos o familiares.


El perfil del candidato marxista Gabriel Boric es el de un hombre que solo tiene completa la enseñanza media, ya que en dos oportunidades reprobó su examen de grado para convertirse en abogado, que jamás ha trabajado en nada más que la política, por lo cual no tiene conocimiento de lo difícil que es emprender, pagar impuestos, cotizaciones a trabajadores y mantener un negocio. Por ese mismo motivo hoy ofrece fundir a los emprendedores con impuestos y además eliminar toda entidad privada que les beneficie como son isapres y AFP para intentar dejar todo en manos del Estado que tanto glorifican y del cual estando en el poder es tan fácil servirse. Hoy la clase media chilena tiene solo tres cosas, como son su casa, su vehículo y sus fondos de pensiones y este candidato ha puesto en peligro las tres.


Es más; en Chile existen 3.400.000 millones de personas en sistema privado de salud y busca que el sistema público colapsado absorba a esas personas, aún cuando no tiene más fundamento que el odio ideológico a la libertad de elección y a todo lo que no sea estatal.


Respecto de José Antonio Kast este viene a ser la moderación frente a tanta amargura ideológica, pues la libertad, la propiedad y el respeto a la vida son ejes fundamentales de sociedades avanzadas y modernas, que han decidido con responsabilidad y madurez, ya que lo que viene después es solo avances con respeto a dichos derechos. Es la verdadera opción para seguir creciendo en paz y prosperidad sin odio, resentimiento o envidia, sin todo lo que representa el Partido Comunista.


Chile espera y nosotros, los verdaderos demócratas, patriotas y conscientes de lo importante de la libertad, estamos vigilantes de lo que ocurra.