La minoría acomodada de las minorías empobrecidas

Por Joel Kotkin

Publicado en "americanmind.org" el 25 de enero del 2021


Bill Clinton pudo haber sido alabado como el "primer presidente negro", y Barack Obama en realidad era mitad africano, pero ningún político en la historia de Estados Unidos debe más a la conducción y a los votantes afroamericanos que Joe Biden. Su campaña nunca ardió, y mucho menos se incendió, hasta que fue acogido por el electorado demócrata de Carolina del Sur, de mayoría negra. Los afroamericanos siguieron su camino también en estados como Texas, donde le fue mucho peor entre los blancos y los latinos.



Sin embargo, ¿se traducirá este triunfo en las urnas en una vida mejor para la mayoría de las minorías, la mayoría de las cuales son de clase trabajadora o pobres? Depende de qué minorías. El compromiso de Biden de curar el "aguijón del racismo sistémico"y repudiar la "supremacía blanca"sin duda beneficiará a las minorías de élite: actores, abogados, profesores, figuras de los medios, apparatchiks corporativos, funcionarios sin fines de lucro, cuyas carreras estarán sobrecargadas de demandas para que la gente sea nombrada para altos cargos por su raza.

Que se sepa, los virus no tienen preferencias, pero incluso la pandemia no puede escapar de la mancha del "racismo sistémico". Estados como California están basando sus políticas de reapertura en si las infecciones y las muertes se pueden igualar por raza, a pesar de las diferencias entre razas en factores de salud, vivienda y vida laboral. En los CDC (Centers for Disease Control and Prevention, en español “Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades”), muchos funcionarios estatales, incluidos los de Oregon, una población abrumadoramente blanca, y numerosos expertos académicos en salud incluso han sugerido que las minorías se vacunen primero como una demostración de "justicia racial", incluso si amenaza a las poblaciones de personas mayores más vulnerables, pero dolorosamente más blancas.

El "Décimo Talentoso" contra la Gran Mayoría

Pero, ¿qué pasa con la gran mayoría de afroamericanos y latinos? Incluso en el mejor de los tiempos, en febrero, nuestra economía estaba fallando a muchas de estas minorías, así como a los trabajadores en general. Las mea culpas corporativas sobre el racismo y la solidaridad con Black Lives Matter pueden embotar las críticas, pero las afirmaciones de culpa no abordan el problema fundamental de las expectativas disminuidas, particularmente en las comunidades minoritarias y de clase trabajadora que continúan sufriendo dificultades económicas y desesperanza. Las minorías constituyen más del 40 % de la clase trabajadora de la nación y constituirán la mayoría para 2032.

Al escribir sobre el progreso afroamericano, el gran filósofo del siglo XX W. E. B. Du Bois abrazó la noción del “décimo talentoso”, el estrato superior educado de la América negra como el vehículo principal para el cambio social. Otros con un toque más popular abrazaron el nacionalismo crudo de Marcus Garvey o el enfoque de mejoramiento de base de Booker T. Washington.

La visión elitista de la perspectiva de las minorías fue personificada por la administración Obama, donde los afroamericanos y otras "personas de color" disfrutaron de una enorme influencia y acceso mientras que las condiciones para las minorías de clase media y trabajadora en general declinaron. Las minorías con títulos de élite florecieron, pero las políticas que protegían a los bancos y apuntaban a los propietarios de viviendas acabaron con gran parte de la riqueza negra e hispana. "El primer presidente negro en la historia de Estados Unidos", señala el blog marxista Jacobin, "resultó ser un desastre para la riqueza negra".

Así como el liberalismo tradicional ha dejado de beneficiar a la mayoría de los trabajadores, la nueva versión progresista parece fracasar aún más espectacularmente. Una administración de Biden puede arrullar más y decir las cosas "correctas", pero es poco probable que repita el notable éxito, antes del COVID, de los años de Trump, donde el desempleo de las minorías alcanzó mínimos históricos y los ingresos de los que menos tienen crecieron más rápido, por primera vez en décadas, que los de las clases altas. De hecho, en una serie de áreas, comenzando con la política energética, la administración adopta las prioridades del estado azul que a menudo van en contra de la elevación de las minorías y dejan a la mayoría abandonados en los márgenes de nuestra sociedad.

Qué funciona y qué no

A pesar de que la inspiradora charla de unidad del presidente Biden representa un bálsamo necesario después de la división a menudo excesiva de Trump, el enfoque de la nueva administración en el "racismo sistémico" simplemente nacionaliza la política basada en la raza común en esas áreas, como California y Nueva York, que ahora tienen el control del aparato federal. Estas políticas, desde la acción afirmativa hasta las “sesiones de lucha" maoístas que renacen en seminarios corporativos, han catapultado a las minorías a trabajos aparentemente importantes, pero han aportado poco progreso real a la mayoría de las comunidades minoritarias. Mientras los activistas y sus patrocinadores corporativos se pavonean sobre la “desfinanciación de la policía”, son las comunidades predominantemente minoritarias las que enfrentan la mayor amenaza de los renovados niveles de delitos violentos en ciudades como Nueva York.

Pero, como se demostró en un informe reciente del Urban Reform Institute, las minorías en términos generales lo han hecho mucho mejor, en términos de ingresos y propiedad de vivienda, en los estados y regiones de color rojo intenso que en las regiones azules más "ilustradas". De hecho, entre las áreas metropolitanas más grandes como Washington DC y Atlanta, el ingreso promedio de los afroamericanos, ajustado por costos, es de más de USD 60 000, en comparación con USD 36 000 en San Francisco y USD 37 000 en Los Ángeles. El ingreso medio de los latinos en Virginia Beach-Norfolk es de USD 69 000, comparado con USD 43 000 en Los Ángeles, USD 47 000 en San Francisco y USD 40 000 en Nueva York.

Una medida crítica se puede ver en la propiedad de vivienda. La propiedad sigue siendo clave para la seguridad financiera: hoy en día, las viviendas representan aproximadamente dos tercios de la riqueza de los estadounidenses de ingresos medios. Los propietarios de viviendas tienen un patrimonio neto medio 40 veces mayor que el de los inquilinos, según la Oficina del Censo. Sin embargo, en algunas partes del país, especialmente en California y el noreste, los precios de la vivienda a menudo están fuera del alcance de la mayoría de las minorías. La propiedad de viviendas de raza negra en áreas como Atlanta y Oklahoma City limita con el 50 %, en comparación con un tercio en Los Ángeles, Boston o Nueva York. Entre los hispanos, se destacan Pittsburgh, Akron y St. Louis, mientras que los mercados de viviendas menos asequibles incluyen las cuatro grandes áreas metropolitanas de California, Honolulu y Boston.

Las minorías aún pueden votar en azul, pero se están moviendo en rojo. Las poblaciones afroamericanas están estancadas o incluso disminuyendo en lugares como Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Seattle y Portland (cuyo ayuntamiento está exigiendo indemnizaciones para las mismas personas que han sido expulsadas de la ciudad) mientras aumentan en áreas metropolitanas de muchos estados rojos. Las minorías también se están volviendo suburbanas: en las 50 áreas metropolitanas más grandes de EE. UU., el 44 % de los residentes vive en suburbios con diversidad racial y étnica que va desde el 20 % al 60 % de no blancos. A nivel nacional, en las 53 áreas metropolitanas con más de 1 000 000 de residentes, más de tres cuartas partes de los negros e hispanos ahora viven en áreas suburbanas o exurbanas. Más de un tercio de los 13,3 millones de nuevos habitantes de los suburbios entre 2000 y 2010 eran hispanos, y los blancos no hispanos representaban solo una quinta parte del crecimiento suburbano.

El efecto pandémico

Sin duda, las minorías tenían amplias razones para no agradar a Trump, cuyos arrebatos más desquiciados con carga racial atrajeron a los muy tóxicos nacionalistas blancos que terminaron hundiendo su legado. Ciertamente, hay más apoyo a la inmigración liberalizada de lo que sospechan muchos trumpistas acérrimos. Pero el hecho de que logró captar una mayor proporción de votantes minoritarios en 2020 sugiere que hay un mercado para políticas orientadas al crecimiento y contra el aplastamiento de la economía de base.

La pandemia ha infligido un intenso dolor económico a la mayoría de las minorías. Los encierros, ya sean justificados o forzados, han golpeado a los trabajadores de bajos ingresos y a quienes viven en viviendas hacinadas. Aproximadamente la mitad de todos los puestos de trabajo perdidos en abril se produjeron en sectores tan mal pagos como restaurantes, hoteles y parques de atracciones. Las minorías han sido mucho menos capaces de trabajar de forma remota que los trabajadores tecnológicos, los comerciantes de acciones y las figuras de los medios. Apenas el 3 % de los trabajadores con salarios bajos puede trabajar a distancia, pero casi el 50 % de los de clase media alta puede. Los trabajadores de restaurantes y tiendas pueden enfrentarse a tiempos difíciles, pero los profesores y los maestros generalmente continúan enseñando en línea y los burócratas de alto nivel siguen empleados.

Casi el 40 % de los estadounidenses que ganan menos de USD 40 000 al año han perdido sus trabajos y han visto cómo se evaporaban los aumentos salariales de los primeros tres años de la administración Trump. Alrededor del 44 % de los hogares negros y el 61 % de los hogares latinos, señala Pew, han sufrido una pérdida de empleo o un recorte salarial en comparación con el 38 % de los blancos. "Los fanáticos del encierro", truena el blog de "populistas laborales" de amplia circulación The Bellows, "han ayudado a fabricar el consentimiento para una reorganización brutal del trabajo que hundirá a millones de personas en la servidumbre".

La perspectiva política

La marca woke (o “despierta”) de la política racial que ahora se está inyectando en la administración Biden no es particularmente popular. La gran mayoría de todas las razas, señaló una encuesta de 2018, rechazan el meme "antirracista" maniqueo y desprecian la corrección política, incluso cuando son ampliamente adoptados por la clase multimillonaria y los departamentos de recursos humanos corporativos. Generalmente, las minorías no quieren alejarse de la aplicación de la ley; la gran mayoría de los estadounidenses, incluidos los milenials y las minorías, no están a favor de quitar el financiamiento a la policía, incluso cuando estas políticas se promueven en su nombre.

Algunos políticos e intelectuales progresistas han excusado el saqueo como una forma de reparación racial, aunque muchas víctimas del "sin justicia no hay paz" son ellos mismos, propietarios de negocios minoritarios y sus empleados. De manera similar, entre el público en general y muchas minorías, las cuotas raciales no son particularmente populares, como se evidencia en la reciente derrota en noviembre, en la profundamente azul California, de una propuesta para introducir preferencias raciales (a pesar de que los oponentes fueron acusados ​​de defender el "nacionalismo blanco").

Lo que las minorías y la gente de la clase trabajadora en general —la mayoría de los cuales no serán blancos en 2030— necesitan no son más “sesiones de lucha” maoístas, sino políticas a favor de la familia y del crecimiento para la clase trabajadora en general. Las políticas que transforman las escuelas en fábricas para combatir el “racismo sistémico”—con poco énfasis en las habilidades o la disciplina— no fomentarán el tipo de fuerza laboral que puede ascender.

Uno tiene que preguntarse cómo los empleadores considerarán a los estudiantes que salen de sistemas como el de San Diego, que se está muy ocupado deshaciéndose de mandatos como saber el material del curso, rendir exámenes, hacer el trabajo a tiempo o incluso asistir (todos estos, insiste el distrito, son de naturaleza "racista"). Esto es parte de un esfuerzo racialmente cargado para simplificar la educación: restar importancia a las pruebas, excusar el mal comportamiento, apuntar a las escuelas secundarias selectivas para su extinción, politizar las escuelas de educación e imponer la ideología a los estudiantes a menudo mal educados.

De manera similar, las regulaciones que sacan a las industrias del país al elevar los precios de la energía no afectarán los reclamos de los profesores de estudios en la universidad local. Pero podrían afectar los trabajos sindicales en las fábricas o las instalaciones de energía y logística que a menudo emplean a minorías. Hacer que grupos como los agentes inmobiliarios anuncien una campaña para acabar con el "discurso de odio" puede hacer que los ejecutivos de la asociación se sientan satisfechos, pero no ayudará a las personas a abandonar vecindarios disfuncionales, crear viviendas asequibles o acelerar el camino hacia la propiedad de vivienda.

Irónicamente, es probable que la obsesión por el “racismo sistémico” provoque una creciente reacción nacionalista blanca. Como sugieren Michael Lind y otros, las políticas que se centran en el "privilegio de los blancos" parecen destinadas a provocar aún más el resentimiento de quienes, según los medios de comunicación y gran parte de la clase política, llevan el pecado original por compartir ADN con "colonos" y propietarios de esclavos, aunque la mayoría de los estadounidenses provienen de familias que emigraron después de la Guerra Civil. El alarde del "fin de la América blanca" puede ser popular en el departamento de estudios étnicos, pero no traerá una vida mejor para la mayoría de las minorías.

La guerra contra el "excepcionalismo estadounidense" que ahora se libra en la izquierda del Congreso de Biden no sustituye a un mensaje común ampliamente unificador. No se puede apelar indefinidamente a la gente, incluso a los blancos, sugiriendo que son malvados por la naturaleza de su historia racial y la pigmentación de la piel. Esta obsesión por las categorías racistas que recuerda a la época de la segregación racial tiene cada vez menos sentido en un país donde uno de cada diez bebés tiene un padre blanco y uno no blanco, y el 12 % de todos los afroamericanos son ahora inmigrantes de África, el Caribe y otros lugares.

La clave para abordar nuestras divisiones raciales y de otro tipo, señala Richard Parsons, expresidente de Citigroup, no radica en la reparación racial sino en el crecimiento económico y las oportunidades. Nunca habrá "unidad", sugiere, hasta que la gente "la sienta en sus bolsillos". Una campaña nacional a favor de la penitencia racial puede emocionar a las celebridades y a las corporaciones oportunistas, pero es poco probable que tal moralismo mejore las cosas para la mayoría de las minorías. Los estadounidenses de todos los colores no pueden ascender a menos que veamos el futuro estadounidense no como un juego de suma cero entre personas diversas, sino como uno que extiende el paisaje del sueño americano a los ciudadanos de todas las razas.