Ni texto ni contexto







La angustia de padres y alumnos por el año perdido alcanza niveles de honda preocupación. Los medios electrónicos de ningún modo pueden suplir a la escuela primaria y secundaria, el espacio físico es el ámbito ideal de estudio, convivencia y saberes. El hecho de ir a la escuela, encaminarse hacia ella genera una disposición al estudio en el niño y el joven que no se logra desde su casa y por internet, y esto es así en la mayoría de los casos, aun en los que cuentan con casa, con familia e internet.

Las autoridades educativas tanto nacionales como provinciales se niegan a hablar claro. Que sí, que no, que en esta mano está. El juego es perverso. Van atrás de los acontecimientos. Ciertamente no son los únicos responsables, los gremios contribuyen al dislate, algún dirigente ha afirmado: "Hasta que no haya vacuna no habrá clases, no habrá escuelas". Nadie ignora que la pandemia genera temor. Sin embargo, hay regiones, ciudades, pueblos o escuelas que en función de sus realidades podrían abrir sus puertas y recibir a los niños y a los jóvenes. El Covid- 19 puede ayudar, con su tragedia, a pensar otra modalidad educativa, más cercana a los docentes, a los padres, a los alumnos, a la comunidad educativa toda.

La variable de escuelas comunitarias o auto gestionadas son una posibilidad que vale la pena experimentar puesto que la centralización en el Estado Nacional o provincial, dejan a los docentes y a los padres fuera de las decisiones que deberían estar en sus manos dado que son los que mejor conocen la situación particular.

EDUCACION SECUNDARIA DE ADULTOS

Hubo y hay en la argentina distintas experiencias educativas que revelan el valor de llevar el poder a las escuelas y a la comunidad educativa.

La experiencia de la Educación Secundaria de Adultos iniciada en el país durante el Gobierno militar del general Juan Carlos Onganía, es un ejemplo digno de recordar. En 1970 se abrieron seis centros educativos gestionados por empresas y sindicatos donde lo importante era la cesión de poder a la sociedad civil. Las entidades convenientes ante la necesidad de educar a sus trabajadores ofrecían sus instalaciones y servicios y solicitaban un centro educativo. Aprobada la petición elevaban una terna de posibles directores que debían contar con título docente y la Dirección del Adulto elegía a uno de ellos.

Luego el resto del plantel era elegido por el director con el aval de la entidad conveniente y en el marco del proyecto educativo de la Escuela. El salario docente lo pagaba el Estado Nacional pero la liquidación del mismo la realizaba el director, del depósito bancario que giraba el gobierno.

Esta modalidad fue luego impulsada exponencialmente por el tercer gobierno peronista de 1973, a través del doctor Carlos Grosso como Director Nacional de Adultos (DINEA) que de seis centros educativos recibidos los llevó a sesenta y seis. ¿Qué era lo novedoso y distintivo de esta experiencia? Se establecían convenios con sindicatos, empresas, clubes, la Iglesia, entre otros, que decidían en función de sus necesidades, una cultura escolar sin la cual no hay proyecto educativo. Era la Escuela quien elegía al docente y no las Juntas de Clasificación, como se hace ahora, órgano externo a la Escuela, manejado por los gremios y la burocracia estatal. Hoy se habla mucho de dar poder a los directores, lo que no se dice, para no disgustar al establishment educativo, es que el verdadero poder de un director es elegir el plantel docente y gozar de autonomía financiera, para lograrlo hay que correr a los gremios y a la burocracia pedagógica-estatal. Veamos.

EN LA DIRECCION CORRECTA

La educación argentina marchaba en la dirección correcta, esto es, acercarse a la gente, de pronto se frenó en seco y todo se estancó en las estructuras ministeriales de provincia.

Hagamos un poco de historia y refresquemos algunos datos. El Congreso Pedagógico Nacional convocado por el presidente Raúl Alfonsín concluyó con cuatro ideas fuerza: federalismo, regionalización, provincialización y desconcentración con articulación interjurisdiccional. La idea del Congreso fue partirle el espinazo al centralismo educativo que venía desde la Ley Lainez de 1905. Esas ideas fueron puestas en la Ley Federal de Educación de 1993, bajo la presidencia del doctor Carlos Menem. El artículo 5 de la Ley decía: El Estado Nacional deberá fijar los lineamientos de la política educativa respetando los siguientes derechos, principios y criterios:

A) Fortalecimiento de la identidad nacional atendiendo a las idiosincrasias locales, provinciales y regionales.

B) Estímulo a las innovaciones educativas y los regímenes alternativos de educación particularmente los sistemas abiertos. C) La participación de la familia, la comunidad, las asociaciones docentes legalmente reconocidas y las organizaciones sociales.

D) El derecho de los padres como integrantes de la comunidad educativa a asociarse y a participar en organizaciones de apoyo a la gestión educativa. Este artículo habilitó a que el Ministro de Educación de San Luis doctor Héctor Torino creara en 1999 ocho escuelas auto gestionadas que serían en nuestro país una réplica de las charters de los Estados Unidos. La resistencia al proyecto fue formidable: el gremio docente, la estructura burocrático-administrativa, el cuerpo profesoral de la Universidad de San Luis, en fin los notables de la pedagogía explícita.

En síntesis, se constituían Asociaciones Educacionales (docentes, padres, vecinos) sin fines de lucro a las cuales el Estado provincial les cedía la infraestructura edilicia. Estas Asociaciones serían responsables de los resultados pedagógicos y financieros. Organizarían su currículum, los horarios y el período de clases con un mínimo de días. Conducirían el establecimiento, contratando el personal docente y fijando su salario. Llevarían adelante la administración financiera y contable. Los fondos para el salario docente los giraría el Estado según un cálculo del costo por alumno, con un excedente de un 20%, lo que significaba que cuanto más alumnos, mayor el ingreso económico que podrían derivar en aumentos salariales o inversiones en material pedagógico o infraestructura. La decisión está en la Escuela. Plena autonomía. Las instituciones serían supervisadas tanto a nivel pedagógico como financiero. En fin, hay mucho más para detallar que excede a un artículo periodístico. El éxito fue tan espectacular que hubo colas de padres en las puertas de los colegios para inscribir a sus hijos agotándose las vacantes de manera inmediata.

RETROCESO K

Lo cierto fue que con la llegada del kirchnerismo se retrocedió en todo aquello que tenía que ver con la participación de la comunidad. Volvía todo a manos de los entendidos. Los sabios del Olimpo pedagógico. Tan cierto es esto que la nueva Ley de Educación, la 26.206, sancionada en el 2006 a instancias del ministro Daniel Filmus, en el artículo 5, (compárelo el lector con el artículo 5 de la Ley Federal de la década del 90, arriba citado) y verá la diferencia. En la kirchnerista dice: El Estado Nacional fija la política educativa y controla su cumplimiento con la finalidad de consolidar la unidad nacional, respetando las particularidades provinciales y locales.

Desaparecen la sociedad civil, la familia, las entidades intermedias y las asociaciones docentes.

La idea era clara: no habilitar la posibilidad de escuelas auto gestionadas dejando en manos de los "entendidos" la vida escolar. Para salir de esta ciénaga que todo lo traga hay que sacar de las escuelas las ideas progresistas sesgadas al centralismo, a los gremios y a la burocracia estatista. Es una buena oportunidad para comenzar ya.


Quiénes Somos

El Foro es un espacio de encuentro de pensadores que, con variada pertenencia y plural mirada, reflexionan y trabajan con el anhelo de alcanzar el desarrollo de la Argentina y la unión nacional. Nuestra Patria, y en especial sus dirigentes, necesitan contar con concepciones y propuestas que se nutran en nuestras raíces y en los valores que nos engrandecieron, para superar la imposición de una ideología “progresista” que, con un discurso único y “correcto”, pareciera condicionar y atravesar toda la realidad política del país. La importancia de contar con una usina de ideas así inspirada, que revitalice el pensamiento y la acción al servicio del Bien Común, es lo que aquí nos une.

 

Leer más.

 

NEWSLETTER

Recibí las noticias

  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono de YouTube

Contactate con nosotros:

Editores Responsables:

  • Prof. Claudio Chaves

  • Dr. Miguel Ángel Iribarne