Prohíben “La Odisea” por violencia y sexismo; ¿el fin de los clásicos mundiales?

Por Luis Ospino

Publicado por GreekReporter el 31 de Diciembre del 2020


“La Odisea”, el clásico de Homero de la literatura mundial escrito en la época de la Antigua Grecia, fue prohibido recientemente en Lawrence, Massachusetts, por retratar ideas que no se ajustan a las normas modernas de comportamiento.





La medida, informada recientemente por el Wall Street Journal, parece surgir de un movimiento de “justicia social”, creado por usuarios de Twitter, llamado #DisruptTexts (“textos disruptivos”). Sus defensores creen que cualquier literatura mundial que no retrate las normas que sostienen hoy en términos de roles de género, violencia e igualdad racial debe ser prohibida en aras de dar forma a una nueva generación a la que no se le permitirá entrar en contacto con conceptos que consideran repugnantes, o incluso simplemente anticuados.


Penélope, sentada pacientemente en su telar durante veinte años mientras su esposo Ulises se va a pelear en la Guerra de Troya, no es el modelo de comportamiento femenino que los maestros que abrazan este nuevo tipo de prohibición de libros quieren que sus estudiantes emulen.


Pero no solo no quieren que sus estudiantes emulen estos comportamientos; quieren prohibir los libros que los contienen, quieren prohibir los libros que retratan la violencia, los roles de género tradicionales y el racismo, asegurándose de que las generaciones futuras nunca se enteren de las muchas aventuras de Ulises y sus compañeros mientras cruzaban el mar, luchaban contra Troya y regresaban a casa después de veinte años de ausencia.


Libros como este, que proporcionan un tesoro de referencias históricas y forman la base de la comprensión del mundo clásico por parte de las personas educadas, contienen naturalmente imágenes violentas de batalla y lucha y retratan el medio social de la época.


Sin embargo, hasta hace poco, los profesores se centraban en el tremendo mérito literario e histórico del mundo de Homero y otros escritores antiguos, dejando que sus estudiantes llegaran a sus propias conclusiones sobre si les gustaría o no pelear en la guerra o, alternativamente, sentarse en casa tejiendo mientras el marido está en combate.


La Odisea es «basura»


Shea Martin, quien es descrita por el sitio web LoveliteraTea como una “maestra, investigadora y organizadora afroamericana y queer que sueña y trabaja por la liberación con maestros y estudiantes de todo el país”, tuiteó en junio de este año: “Sea como Ulises y abrace el largo camino hacia la liberación (y luego saque la Odisea de su plan de estudios porque es basura)”.


“Jajaja”, respondió Heather Levine, profesora de inglés en Lawrence High School en Massachusetts. «¡Muy orgullosa de decir que este año hemos eliminado la Odisea del plan de estudios!», añadió triunfalmente.


Levine no hizo comentarios cuando Gurdon la contactó con respecto a su historia del Wall Street Journal, diciéndole a Gurdon que incluso preguntar sobre el tema era «invasivo». Tampoco hubo comentarios de Richard Gorham, presidente del Departamento de Inglés de las Escuelas Públicas de Lawrence, que no respondió a los correos electrónicos.


El péndulo oscila hacia la corrección política


Pero la políticamente correcta prisa para juzgar, que comenzó en los últimos años con la prohibición de clásicos estadounidenses como Tom Sawyer, “Las aventuras de Huckleberry Finn” e incluso obras más recientes como “Cómo matar a un ruiseñor” –por el uso de “la palabra que empieza con n” (1)– ha vuelto a morder a la sociedad ahora que se han abierto las compuertas.


Originalmente, el péndulo se movió en sentido contrario, y fueron los estadounidenses conservadores quienes originalmente fueron culpables de prohibir libros, a pesar de la libertad de expresión consagrada explícitamente en la Constitución. El primer libro que se prohibió oficialmente en Estados Unidos fue el «New English Canaan» de Thomas Morton (“El Canaán de Nueva Inglaterra”), publicado en 1637. Una obra masiva de tres volúmenes, contenía no solo las perspicaces observaciones de Morton sobre los nativos americanos, sino también –avivando la ira de aquellos que había establecido Plymouth y la Compañía de la Bahía de Massachusetts– una sátira mordaz de los puritanos.


A medida que pasaron los siglos, no fueron solo las posiciones políticas las que provocaron la ira de las pancartas de los libros, sino que fueron más a menudo las representaciones del sexo las que atrajeron la atención de los censores y causaron que las obras literarias fueran objeto de escrutinio.


Y la lista de libros prohibidos en Estados Unidos es vergonzosamente larga, incluidos Peyton Place,The Great Gatsby, The Catcher in the Rye, The Grapes of Wrath, To Kill a Mockingbird, The Color Purple, Ulysses de James Joyce, Beloved y The Lord of the flies.


Eliminar las palabras de odio conduce a eliminar la historia


La prohibición de clásicos como las obras maestras de Twain por incluir la palabra con “n” puede haber evitado que algunos niños pequeños de hoy en día estén expuestos a esta palabra extremadamente despectiva en la literatura. Pero también ha resultado en un empobrecimiento de su mundo, según Meghan Cox Gurdon, quien recientemente escribió una historia en la sección Opinión del Wall Street Journal.


El desarrollo genera una serie de preguntas en quienes se preocupan por la historia de la humanidad. ¿Nos hemos vuelto tan frágiles como sociedad que no podemos tolerar la descripción de diferentes normas de comportamiento que fueron parte de la vida humana durante milenios? ¿Cuánto de nuestra herencia cultural debe tirarse al basurero porque esta literatura hace referencias a personas que usan palabras que ya no usamos?


¿Podemos permitirnos como sociedad descartar arrogantemente los clásicos mundiales como la Odisea como “basura” porque retratan la guerra y los roles de género tradicionales, que fueron la norma en la tierra durante muchos miles de años?

¿Vamos a ser privados de una de las primeras obras literarias del mundo porque no todo lo que se describe en ella refleja nuestro mundo actual? ¿No deberían estos casos ser realmente una oportunidad para un momento de enseñanza?


Pedir su opinión a los estudiantes es «perjudicial»


En su artículo de opinión, Gurdon citó un artículo de la joven novelista Padma Venkatraman que se publicó en el School Library Journal, en el que afirmó que «desafiar a los viejos clásicos es el equivalente literario de reemplazar estatuas de figuras racistas».


El concepto de que los niños no deben estar expuestos a obras de literatura “en las que el racismo, el sexismo, el capacitismo, el antisemitismo y otras formas de odio son la norma”, es defendido por la novelista Padma Venkatraman. Ella escribió en el periódico School Library Journal que ningún autor debe escatimar en este intento de limpiar la historia literaria.


“Absolver a Shakespeare de responsabilidad al mencionar que vivió en una época en la que prevalecían los sentimientos llenos de odio, corre el riesgo de enviar un mensaje subliminal de que la excelencia académica supera la retórica del odio.


“El racismo en los clásicos no se puede negar simplemente alertando a los lectores jóvenes sobre su presencia”, advirtió. “A menos que tengamos el tiempo, la energía, la atención, la experiencia y la capacidad para fomentar conversaciones matizadas en las que incluso los lectores más tímidos se sientan capacitados para participar si así lo desean, podemos herir, no ayudar. Presionar a los lectores de color para que hablen también elimina la libertad de elección y puede ser perjudicial.”


Los estudiantes sufrirán la pobreza del idioma y la cultura


Algunos escritores simplemente no están teniendo esta nueva forma de discriminación y exclusión. El escritor de ciencia ficción Jon Del Arroz dijo al Wall Street Journal: “Es una tragedia que este movimiento antiintelectual destinado a prohibir los clásicos esté ganando terreno entre los educadores y la industria editorial.


«Borrar la historia de las grandes obras solo limita la capacidad de los niños para alfabetizarse».


El profesor de inglés de Seattle Evin Shinn tuiteó en 2018 que «preferiría morir» a enseñar la novela clásica estadounidense «La letra escarlata», a menos que, como dijo, el trabajo se utilice para «luchar contra la misoginia y la vergüenza».


Sin embargo, el maestro parece haber perdido la trama del libro, que de hecho castiga a los pastores de mente estrecha de la época en la Nueva Inglaterra colonial. La autora Jessica Cluess respondió a Shinn diciendo: «Si crees que Hawthorne estaba del lado de los puritanos críticos, entonces eres un absoluto idiota y no deberías tener el título de educador en tu biografía de Twitter».


“Autodenuncia ritual”


Pero fue Cluess quien se avergonzó, ya que los tuiteros acusaron a la autora de racismo, incluso, fantásticamente, de “violencia”, exigiendo que su editor, Penguin Random House, cancelara su contrato.


Ella todavía tiene su contrato con ellos, pero quizás solo porque emitió una abyecta disculpa por su declaración, sobre la que Gurdon dijo que era como una “autodenuncia ritual” al estilo soviético ante las autoridades comunistas. «Asumo toda la responsabilidad de mi ira no provocada… Me esforzaré por hacerlo mejor».


Sin embargo, incluso su agente literario, Brooks Sherman, denunció lo que denominó las opiniones “racistas e inaceptables” de Cluess antes de terminar su relación profesional.


Las demandas políticamente correctas de censura parecen estar creciendo en lugar de desaparecer. El escritor Del Arroz, quien fue uno de los pocos coautores que defendió a Cluess, señaló que “eliminar la historia de los proyectos importantes solo limita la capacidad de los niños para recibir una educación adecuada.


“Si hay algo de malo en la literatura clásica, se debe a que no enseña. Los estudiantes que no tienen derecho a leer textos fundamentales pueden imaginarse afortunados … esto es lo que quieren las personas que apoyan la campaña #DisruptTexts, pero en comparación con sus compañeros mejor educados, sufrirán pobreza lingüística y escasez de referencias culturales.


“Lo peor de todo es que ni siquiera lo saben”, concluyó.


1 “La palabra que empieza con n” en inglés es nigger: un término considerado racista dirigido a la gente de piel negra, especialmente hacia los afroamericanos.​ Frecuentemente se usaba de forma despectiva y, para mediados del siglo XX, particularmente en los Estados Unidos, su uso se volvió inequívocamente peyorativo. Debido a ello, fue desapareciendo de la cultura popular, haciendo que su inclusión dentro de los clásicos de la literatura estadounidense estuviese sujeta a controversia, aun en los casos en que el objetivo del autor fuera representar una realidad histórica o un comportamiento racista. Debido a que el término hoy es considerado extremadamente ofensivo, es usualmente reemplazado por el eufemismo “the N-word”.


Quiénes Somos

El Foro es un espacio de encuentro de pensadores que, con variada pertenencia y plural mirada, reflexionan y trabajan con el anhelo de alcanzar el desarrollo de la Argentina y la unión nacional. Nuestra Patria, y en especial sus dirigentes, necesitan contar con concepciones y propuestas que se nutran en nuestras raíces y en los valores que nos engrandecieron, para superar la imposición de una ideología “progresista” que, con un discurso único y “correcto”, pareciera condicionar y atravesar toda la realidad política del país. La importancia de contar con una usina de ideas así inspirada, que revitalice el pensamiento y la acción al servicio del Bien Común, es lo que aquí nos une.

 

Leer más.

 

NEWSLETTER

Recibí las noticias

  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono de YouTube

Contactate con nosotros:

Editores Responsables:

  • Prof. Claudio Chaves

  • Dr. Miguel Ángel Iribarne

El contenido de los artículos publicados en esta página es responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen necesariamente nuestra línea editorial.