Discurso de Giorgia Meloni en el Congreso Mundial de la Familia.

Verona, Marzo 2019 -

 

Le damos un bonito aplauso porque ella es la única secretaria que tenemos. Le damos la bienvenida.


Gracias, gracias. Apenas acabo de llegar así que estaba estirando. Luego encontré 10 min para venir y hablar un poco de política con ustedes. Creo realmente en esta presencia tan numerosa aquí a pesar de muchas controversias. Y vuelvo alrededor de la iniciativa de este que congreso es la mejor respuesta que se puede dar. Gracias, por supuesto, a todos los que están allí. Gracias a todos los están allí trabajando. Gracias a Brian Brown a Jacopo Co, a Tony Brandy a Máximo Goldolfini. Gracias a todos aquellos que han permitido que esta cita sea celebrada. Gracias por no rendirse. Gracias por el coraje. Gracias por la determinación con la que no solo hoy, sino tantos años con su trabajo y el de varias asociaciones han ayudado a mantener algunos temas que estaban destinados a ser dejados de lado, los mantuviste en la política, los mantuviste vivos.


Nos han dicho de todo por este congreso. Nos han dicho que somos retrógrados, que somos perdedores, que somos impresentables, que somos oscurantistas, que es un escándalo que exista alguien que quiera defender la familia natural basada en el matrimonio, que quiera incentivar la natalidad, que quiera dar valor apropiado a la vida humana, que quiera a sostener la libertad educativa, que quiera decir NO a la ideología de género. Devuelvo una a una estas acusaciones. Yo pienso que es retrógrado quien está intentando la censura en Italia haciendo cosas para que un encuentro como éste no pueda celebrarse. Yo pienso que oscurantista es un Estado que, después de haber patrocinado en todos estos años cualquier cosa -incluidas exposiciones mostrando un crucifijo sumergido en un vaso de “pipí- hoy se avergüence de dar patrocinio a una iniciativa como ésta. Yo creo que es perdedor todo aquel que no tiene nada más que hacer que venir aquí a insultarnos mientras intentamos hablar de qué hacer por la familia italiana. Pero sobre todo digo esto: que impresentables no somos nosotros. Impresentables son aquellos que sostienen prácticas como el útero en alquiler, el aborto en el 9º mes y el intento de bloquear el desarrollo de niños con medicamentos a los 11 años. Eso es impresentable. Han dicho de todo de este congreso. Que nosotros queremos limitar la libertad de las mujeres, que las queremos en casa planchando. ¿Ustedes me ven en casa planchando? Digo que yo, única Secretaría (general) de un partido político en Italia, presenté mi candidatura a alcalde de Roma embarazada –y fui muy criticada por esto- pueden darse cuenta si es creo que las mujeres deberían ser

relegadas..., relegadas no sabe exactamente dónde... Es exactamente lo contrario. Nosotros queremos garantizar los derechos de la mujer que hoy no existen. El derecho una mujer a ser madre sin tener que, por esto, tener que renunciar a tener un trabajo. El derecho de una mujer de ser madre y elegir no trabajar y no tener que por este motivo morir de hambre. El derecho de una mujer que cree que tiene que abortar porque no tiene alternativa... ¡y hay alternativa! Porque no es cierto que hoy está garantizada la autodeterminación de la mujer. La autodestrucción de la mujer es solo la posibilidad del aborto. Eso no es una autodeterminación. La autodeterminación

es que aquella mujer pueda hacer otra elección que es la que queremos

garantizar.


Miren, estamos aquí para defender a las mujeres, para defender a las familias. Para preguntarnos cuantas cosas trajeron a los salones los parlamentarios hermanos de Italia, del Partido que propuso los ingresos de la infancia -en los que creemos- creemos que deben haber recursos para quienes dan a luz un niño porque quién da a luz a un niño hace algo útil para toda la sociedad. Proponemos guarderías gratuitas abiertas hasta el horario de cierre de los negocios, también abiertas los sábados para dar oportunidad a las madres que trabajan para que tengan una alternativa. Pedimos la aplicación completa de la Ley 194 por las razones que dije, la posibilidad de contar con apoyo económico para aquellas mujeres que se comprometen y prefieren conducir a término el embarazo, también en el caso de que querrían entregar a ese bebé en adopción. Hemos pedido una moratoria a la ONU para declarar el vientre en alquiler crimen universal. Porque eso si es una mortificación y una violencia sobre las mujeres. Queremos llevar este tema a Europa. Porque es escandaloso que Europa no tenga entre sus líneas prioritarias de financiamiento el tema de la natalidad. La falta de natalidad es hoy el grave problema abierto de la cuestión europea. Sino abordamos esto, todo el resto de lo que hagamos no sirve para nada. ¿Y por qué entonces, si la Unión Europea tiene un el programa “Erasmus” para movilidad, si tiene un programa “Horizont” para la investigación científica, no puede salir un programa “Familia” para favorecer la natalidad, para invertir recursos en la natalidad?


Son todas las propuestas que hacemos. ¿Les parecen tan locas? ¿Les parecen tan oscurantistas? ¿Les parece que queremos quitar derechos?


“El Medioevo". Que, quiero decir, hacen bien ver al Medioevo. Es la época de las catedrales, de las abadías, la época en que nacieron las municipalidades, las universidades, el parlamento, la época de Dante, Petrarca, Bocaccio, la época de San Francisco y San Benito... Bueno la gente que no sabe ni donde esta Matera no esperemos que nos den lecciones de historia.


Nos han atacado por el plano personal. Yo también he sido atacada personalmente. "¡Avergüénzate! Hablas de familia natural fundada sobre el matrimonio y has tenido un hijo fuera del matrimonio”. Si es por esto también hablo de familia numerosa y he tenido sólo un hijo. Y miren que paradójico, cuando te dicen esto, refuerzan la bondad de tu posición. Te muestra simplemente que lo que yo llevo adelante no lo hago por mi misma, yo llevo adelante lo que considero útil para la sociedad italiana. Yo creo que es justo que el Estado incentive la familia natural fundada sobre el matrimonio. Y el punto es que si no me he casado no pretendo que el estado me de los privilegios que debe dar a una familia casada. ¡Ese es el gran punto! ¡Ese es el punto! Presten atención. El punto es que yo creo en una sociedad en la que a cada elección que haces le siguen consecuencias. Tienes que asumir la responsabilidad. Yo rechazo una sociedad en cual cada deseo se convierte en un derecho, cada capricho se convierte en un derecho, en la cual no tengo responsabilidades, solo tengo derechos. ¡Lo rechazo! ¡Está mal!


Están los que dicen: "porque ustedes...". Yo no tengo una perspectiva confesional en esta materia, creo en Dios pero no tengo una perspectiva confesional en esta materia. Es necesario tener argumentos. Yo hago esta batalla como laica de sentido común. Soy una persona habituada a hacerse preguntas, aun cuando sean incómodas o profundas. Cuando me hago éstas preguntas quiero respuestas que sean creíbles y a muchas preguntas que me hecho en estos años, los “sacerdotes del pensamiento único" no han sido capaces de dar respuestas sensatas. Y les puedo hacer decenas de estas preguntas: ¿es justo una sociedad que gasta muchas más energías y recursos en encontrar modos inmediatos, fáciles, veloces, para librarse de la vida humana antes que para favorecerla? ¿Es normal? ¿Se puede llamar a esto civilización? ¿Es justo que un cachorro de perro no pueda ser quitado recién nacido del seno de su madre y eso se pueda hacer con un niño, hijo de una madre desesperada que lo vende comprado por dos hombres ricos? ¿Por qué los jueces italianos quitan la patria potestad a dos padres, casados, padres naturales de una niña, porque creen que estos señores son muy ancianos (52 y 54 años) para hacer crecer esta hija natural y se la quitan contra su parecer? ¿por qué en cambio si se trata de dos hombres mas allá de los 50 que van a comprar un hijo al extranjero, eso está bien? ¿Por qué? ¿Por qué si nos han dicho que el papá de Eluana Englaro debía ser libre para desenchufar lo que mantenía viva a su hija (porque ningún padre sabe mejor que cosa es buena para su hijo), por qué el

mismo derecho no es válido para los padres de Charlie Garde y Alfie Evans? ¿Por qué vence siempre el que quiere desenchufarlos? ¡¿Por qué vence siempre la muerte?! ¡¿Por qué?! Y si la vida de un niño enfermo como Alfie Evans es definida como fútil ¿cuánto falta para que sea definida inútil la vida de un discapacitado, de un anciano o de cualquiera que no se adapte al cánon del perfecto consumidor? ¿Cuánto debe pasar? ¿Y por qué si nos ocupamos de cualquier acto de discriminación pero hacemos de cuenta que no vemos el acto más grande de persecución que es el genocidio de cristianos en el mundo? ¿Por qué? Denme respuestas a estas preguntas les pido por favor.


Podría hacer tantas otras preguntas. Sobre todas esta las que nos hacemos hoy: ¿por qué la familia es un enemigo? ¿Por qué la familia da tanto miedo? Hay una respuesta única para todas estas preguntas: porque nos define, porque es nuestra identidad. Porque todo lo que nos define en este tiempo es un enemigo para los que quisieran que no tuviésemos una identidad y que seamos solamente esclavos: consumidores perfectos. Entonces está bajo ataque la identidad nacional, está bajo ataque la identidad religiosa, está bajo ataque la identidad de género, está bajo ataque la identidad familiar. No tengo que poder definirme italiana, cristiana, mujer, madre. ¡No!, yo debo ser ciudadano X, género X, progenitor 1, progenitor 2, debo ser un número. Porque cuando sea solamente un número, cuando no tenga más una identidad, cuando no tenga más raíces, entonces seré el esclavo perfecto a merced de la gran especulación financiera, el consumidor perfecto. Y esta es la razón por la cual nosotros damos tanto miedo. Esta es la razón por la cual este encuentro da tanto miedo. Porque nosotros no queremos ser números, estamos aquí para decir que no somos un número. Nosotros defenderemos el valor de la persona humana. De cada persona humana en particular, porque cada uno de nosotros tiene un código genético único e irrepetible y esto es algo sagrado. Nosotros defenderemos a Dios, a la patria y a la familia que dan tanto asco a algunos. Lo haremos para defender nuestra libertad porque nosotros no seremos esclavos y simples consumidores a merced de la especulación financiera. ¡Esta es nuestra misión! Por esto yo vine aquí.


Escribía Chesterton hace ya más de un siglo: “Fuegos serán encendidos para demostrar que dos más dos es cuatro. Espadas serán empuñadas para demostrar que las hojas son verdes en verano”.


¡Este tiempo ha llegado, señores, estamos listos!


Gracias.